Marc Anthony ayuda a huérfanos

El orfanato "Niños de Cristo" transformará su destartalada sede ubicada en un populoso barrio de La Romana

Marc Anthony ayuda a huérfanos
Por EFE 19 de febrero de 2015

El orfanato "Niños de Cristo" transformará su destartalada sede, ubicada en un populoso barrio de La Romana (este dominicano), en una moderna instalación levantada en las afueras de esa ciudad gracias al entusiasta apoyo del cantante y actor de origen puertorriqueño, Marc Anthony, quien se dejó ver con su pareja, la modelo venezolana Shannon de Lima.

Tal y como lo cuenta el propio Marc Anthony, su primer contacto con el orfanato ocurrió hace unos meses ante la insistencia de su amigo, el empresario de espectáculos colombiano Henry Cárdenas, quien durante varios años le explicó la situación penosa en la que vivían estos niños y adolescentes.

"Un día le dije a Henry vamos allá (..) y conocí a los niños, caramba, esto me impactó de tal manera que decidí instantáneamente que tenía que hacer algo", exclamó Anthony durante el acto que dejó iniciados los trabajos del hospicio en terrenos donados por el Central Romana, el principal emporio azucarero dominicano.

Y fue así como el Marc Anthony que acostumbra a descansar en el exclusivo enclave turístico Casa de Campo, en La Romana, pasó a dedicar parte de su tiempo a construir los sueños de tantos desvalidos.

"Soy un soñador, imagínate, pensar en algún momento que uno haya podido lograr el éxito que hasta ahora ha conseguido, tener ese sueño de cantante y actor; uno tiene, no sé como explicarlo, entiendo el sueño que hay en estos niños, no pueden desarrollar sus talentos si no tienen las oportunidades que tuve yo (...) causas así son súper estremecedoras, me afectan mucho", confesó.

Este multipremiado artista, dueño de una energía impactante en escena persigue, con su apoyo al orfanato dominicano, convertir en realizaciones las esperanzas e ilusiones de aquellos chicos a quienes la pobreza extrema cubrió con su manto de vulnerabilidad.

Anthony revela sus motivaciones y la enseñanza que piensa transmitir de esto a sus propios seres queridos.

"Solo el hecho de ser padre basta para reconocer las necesidades de un niño (...) En el orfanato de niñas conocí a dos jóvenes. Una es enfermera y la otra sicóloga y les pregunté qué les hacía ayudar a estos niños y me respondieron las dos que habían salido de allí y que habían regresado para ayudar", expuso.

"Me di cuenta", agrega, "que tenía que hacer algo y aquí estamos", exclama, antes de revelar que "definitivamente", y de ahora en adelante, llevará a sus hijos y sobrinos a conocer el proceso de construcción del hospicio "para que vean y sepan".