Cargos de abuso infantil contra maestra de Miami Beach

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La mujer fue captada en camara mientras golppeaba a los ninos en na escuela Lincoln Marti de Miami Beach (Published viernes 2 de septiembre de 2016)

    La maestra acusada de abuso infantil después de ser captada en cámara presuntamente golpeando a varios niños en una escuela privada en Miami Beach, fue acusada de abuso infantil en un tribunal local.

    En la audiencia de este viernes, los detectives le mostraron el video a la jueza, quien determinó que Clara Luz Quintero González podrá salir de la cárcel tras pagar una fianza de 20 mil dólares.

    La familia de Quintero llegó esta mañana a la corte a esperar su primera aparición ante un juez, luego de que la mujer fuera arrestada por cuatro cargos de abuso y negligencia infantil contra cuatro niños.

    Los hechos habrían ocurrido en la escuela Lincoln-Martí, ubicada en la 17 calle y Jefferson Avenue, en Miami Beach.

    Quintero, de 54 años, fue detenida el jueves por cargos de abuso infantil con agravantes y negligencia infantil sin gran daño corporal.

    "Esta es una alegación muy seria, hay muchas emociones envueltas en esto. Este es un caso que tiene que ver con niños y toca las fibras del corazón de todos", dijo Jordan Redavid, abogado defensor.

    El pasado 25 de agosto, presuntamente la maestra fue captada en cámara golpeando a un menor de tres años con su mano derecha. Sin embargo, Quintero negó haber golpeado  a los menores, incluso después de ver los vídeos.

    "El video habla por sí solo y vamos a preparar nuestra defensa", manifestó Redavid.

    En un comunicado la escuela aseguró: "A pedido nuestro, la policía respondió y comenzó a investigar el alegato. Lincoln-Martí le entregó la grabación del incidente a la policía y ha cooperado completamente con mas autoridades desde el inicio de la investigación".
    E
    n la corte la jueza le impuso a Quintero una orden de alejamiento de los menores implicados. Además, deberá pagar una fianza de 20 mil dólares y  portar un grillete electrónico que le permite ir a trabajar.