Padre e hija viven en condiciones infrahumanas