Parásito “come-cerebro” cobra otra vida: una niña de 11 años