Renuncia la presidenta interina de la UPR

Los portones del recinto de Río Piedras permanecen cerrados.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico, Nivia Fernández, renunció hoy a su cargo, confirmó hoy la oficina de prensa de la UPR. 

    Su salida inmediata ocurre tras la advertencia que le hiciera la jueza Lauracelis Roques Arroyo si la apertura de los portones del recinto de Río Piedras no ocurría este miércoles. 

    Fernández tenía hasta a las 2pm de este martes para presentar un plan para abrir los portones, avalado por la Junta de Gobierno de la UPR. El mismo, debería ser implantado en 24 horas.

    Durante la madrugada, crecieron rumores de la posible apertura de los portones, pero esto no ocurrió.

    Presidenta de la UPR bajo amenaza de arresto sin fianza

    [TLMD - PR] Presidenta de la UPR bajo amenaza de arresto sin fianza

    Tendrá hasta el martes, para presentar un plan avalado por la Junta de Gobierno de la UPR.

    (Publicado lunes 22 de mayo de 2017)

    Según el comunicado de prensa, Fernández estuvo hasta altas horas de la noche con el Comité Ejecutivo de la Junta de Gobierno, discutiendo posibles estrategias para reesestablecer los accesos al Recinto de Río Piedras, según requerido por la juez del Tribunal de Primera Instancia. Luego de un ponderado análisis los miembros del Comité, en consenso con la presidenta interina, optaron por no dar curso al mismo.

    “Agradezco a los miembros de la Junta de Gobierno y el equipo de rectores que depositaron en esta servidora su confianza, y al excelente equipo de profesionales de Administración Central que laboraron conmigo durante estas 13 semanas, el respaldo que me brindaron para liderar la Universidad de Puerto Rico en este difícil período, tanto para la institución como para el país”, dijo Fernández.

    En la carta dirigida a Carlos Pérez, presidente de la Junta de Gobierno, quien también renunció, Fernández expresó: “Para mí ha sido un honor y sentido de gran satisfacción profesional y personal el que usted y la Junta de Gobierno me hayan honrado al cargo. Desde esta posición he empefiado (sic) todas mis capacidades y esfuerzo hacia el logro de los propósitos y cometidos designados para el funcionamiento de la Universidad de Puerto Rico, principal centro docente de Puerto Rico.”

    “Tengo plena confianza en una pronta y justa conclusión a la situación actual e irregular en la que nos encontramos y la reinstauración de las labores en un ambiente de sosiego y tranquilidad como el que todos merecemos para darle cumplimiento a nuestras obligaciones ministeriales”, dijo Fernández en su carta.

    Varios grupos de la Universidad de Puerto Rico se unieron desde abril para firmar una carta y varias peticiones en la que pedían la renuncia inmediata de la presidenta interina de la institución.

    El pasado 16 de mayo la jueza Roques Arroyo impuso una multa al recinto de $5 mil a pagar en 24 horas y mil dólares diarios hasta que se reestablezca acceso al Recinto Rio Piedras.

    En medio de la crisis, la rectora del recinto, Carmen H. Rivera Vega renunció a su puesto.

    Los portones del recinto de Río Piedras permanecen cerrados y cercados por las barricadas, a pesar de que el Tribunal de Apelaciones ordenó a la UPR a que, a más tardar a las 6:00 p.m. del pasado jueves 11 de marzo, asegurara el libre acceso a la institución para proseguir con el semestre académico.