Campaña de fondos para Fidencio rompe récord en Illinois

Ya suman más de $300 mil dólares donados por personas en 52 países del mundo.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL
    En apenas cuatro días, se ha recaudado más de $300,000 para el paletero de La Villita, en Chicago.

    CHICAGO - En tan solo cinco días y gracias a una foto y al poder de las redes sociales, más de 12 mil personas en 52 países alrededor del mundo han donado alrededor de $300 mil dólares para Don Fidencio Sánchez, el incansable paletero de 89 años de Chicago.

    La foto de Fidencio fue captada por un buen samaritano llamado Joel Cervantes Macías mientras conducía por el barrio de La Villita y vio al encorvado anciano luchando para empujar su carrito de venta. De inmediato al publicarla en Facebook fue compartida sobre 400 veces.

    Fue entonces cuando el amigo de Macias, José Loera, se le ocurrió la idea de empezar una campaña en GoFundMe con la esperanza de que la historia de Sánchez podría hacer una diferencia en la vida de Fidencio.

    La campaña se volvió viral y en tan solo un día logró recaudar sobre $100 mil dólares, el martes el monto de recaudos ya suman $280 mil dólares, convirtiéndose en la campaña en GoFundMe que más ha recaudado en el estado de Illinois.

    “Es la campaña de recaudación más grande que se haya visto en Illinois” dijo en un comunicado de prensa, Barlett Jackson portavoz de la plataforma GoFundMe. 

    GoFundMe compartió las cifras actuales de la campaña: 

    • Número de donaciones: al menos 12,572
    • Promedio de donación: $22 dólares
    • Donantes: personas de 52 países del mundo
    • Mayor donación: $2,000 dólares
    • Donación más pequeña: $5 dolares.

    “GoFundMe facilita a las comunidades recaudar fondos para apoyar causas que les preocupen profundamente” dijo Jackson en el comunicado.“Es alentador ver que muchas personas se han unido para ayudar a Fidencio” dijo. 

    Fidencio Sánchez, que desde hace 23 años empuja su carrito con helados de agua en palito por el barrio mexicano,no gana en sus mejores días más de 60 dólares, que son su único sustento.

    El anciano trabajó durante todos los veranos desde 1993, pero a los dos meses de haberse retirado, debido a la muerte de su única hija en julio pasado, tuvo que volver a vender helados para subsistir.

    "Mi hija era todo para mí y mi esposa Eladia. Trabajaba todo el día y de noche cocinaba para nosotros. Todavía no sabemos qué hacer sin ella", declaró a Efe.

    "Dios nos bendice y regresamos contentos", pero el trabajo callejero es muy inestable y en algunos días apenas se venden "unos pocos dólares", manifestó el anciano.

    "Pienso no trabajar, yo sé que (el dinero) es para nuestra vejez y necesidades personales. No teniendo lo suficiente uno se siente menos. con la ayuda de la gente estamos felices. La vida que traía antes era un sufrimiento, en invierno se sufre con el frio, duelen los brazos, los pies", explica Fidencio.

    Se espera que a Sánchez le den el cheque esta semana que será depositado en la cuenta que posee junto a su esposa.