Los primeros 100 días

Los primeros 100 días

Los primeros 100 días

Nominado a la Corte evade preguntas sobre temas polémicos

Neil Gorsuch se negó a brindar una opinión personal sobre el fallo que legalizó el aborto.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Gorsuch, durante su testimonio ante el Comité Judicial del Senado, el martes.

    El juez Neil Gorsuch, nominado por el presidente Donald Trump para la Corte Suprema de Justicia, aseguró el martes que "no existe algo como un juez republicano y uno demócrata" y reiteró su compromiso para actuar de manera "imparcial" de acuerdo con la ley.

    El magistrado fue el blanco de incisivas preguntas, especialmente de legisladores demócratas, quienes abordaron espinosos temas que lo involucran, como el uso de tortura y el fallo relacionado con las donaciones a campañas presidenciales de parte de empresas privadas, a lo que el nominado respondió con evasivas.

    También se negó a dar su opinión personal sobre el fallo Roe vs. Wade, que legalizó el aborto en el país.

    Los senadores demócratas han mostrado su rechazo a la designación de Gorsuch después de que los republicanos el año pasado bloquearan al designado por el entonces presidente, Barack Obama, Mervin Garland, a la espera del resultado electoral en las presidenciales de noviembre.

    La senadora Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango en el comité judicial, criticó el comportamiento de los republicanos en su intervención hoy como algo "sin precedentes".

    "Estoy profundamente molesta de que sea bajo estas circunstancias que comenzamos estas audiencias", dijo Feinstein.

    "Estoy alentado por el respaldo recibido de gente que reconoce que no existe algo como un juez republicano o un juez demócrata, solo hay jueces en este país", indicó Gorsuch en su segundo día en la audiencia de confirmación ante el Comité Judicial del Senado.

    El nominado por Trump remarcó que no tiene "ninguna dificultad fallando una sentencia contra cualquier partido" ya que "su único cliente es la ley".

    Su comparecencia se produce en un momento de especiales tensiones entre el Ejecutivo y el Legislativo tras los ataques que Trump ha lanzado públicamente contra los jueces federales por el bloqueo de su decreto para prohibir temporalmente la entrada a EEUU a los refugiados y a los nacionales de seis países musulmanes.

    Gorsuch, que desde 2006 ejerce como magistrado de la Corte de Apelaciones del Décimo Distrito, una instancia inmediatamente inferior al Tribunal Supremo y con sede en Denver, Colorado, fue designado por el presidente estadounidense para ocupar la plaza abierta tras el fallecimiento el pasado año del magistrado Antonin Scalia.

    Para lograr su confirmación, una vez superado el trámite del Comité Judicial del Senado, Gorsuch necesita lograr en el Senado una mayoría de 60 votos para su confirmación rápida, una barrera que podría tener difícil superar debido a que los republicanos tienen una mayoría de 52 escaños en la Cámara alta y necesitaría el apoyo de varios demócratas.

    Los demócratas podrían retrasar el proceso, pero lo más probable es que finalmente se imponga la mayoría republicana de llegar a requerir un voto por mayoría simple.