Exastronauta Julie Payette se convertirá en Jefa de Estado

El nombramiento de Payette al cargo no ha estado exento de polémica.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Exastronauta Julie Payette se convertirá en Jefa de Estado
    EFE
    La exastronauta Julie Payette se convertirá en la nueva Jefa de Estado de Canadá. Payette, de 53 años de edad, se convertirá en la 29 gobernadora general del país tras una ceremonia que se desarrollará en el Parlamento canadiense y al que asistirá la totalidad del cuerpo político de Canadá, encabezado por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y la mayoría de su Gobierno.

    Canadá renovará el lunes su tradición monárquica cuando la exastronauta Julie Payette se convierta en la nueva Jefa de Estado canadiense al asumir el cargo de gobernadora general de Canadá, la representante de la reina Isabel de Inglaterra en el país.

    Payette, de 53 años de edad, se convertirá en la 29 gobernadora general del país tras una ceremonia que se desarrollará en el Parlamento canadiense y al que asistirá la totalidad del cuerpo político de Canadá, encabezado por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y la mayoría de su Gobierno.

    A la ceremonia, que contará con la participación de la guarda de honor de las fuerzas armadas canadienses así como de la Policía Montada, también asistirá el predecesor de Payette en el cargo y gobernador general del país hasta el lunes, David Johnston, quien asumió el cargo el 1 de octubre de 2010.

    Las autoridades canadienses dijeron este domingo que a pesar de los ataques terroristas perpetrados este domingo en la ciudad de Edmonton, en los que un individuo atacó primero a un agente de Policía y posteriormente arrolló a cuatro personas, no habrá cambios a la ceremonia de toma de posesión.

    El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, afirmó que el nivel de amenaza terrorista del país no será alterado por los ataques y que se mantiene en "medio" desde hace tres años.

    Payette no es la primera mujer que ocupa el cargo de gobernadora general del país. En 1984, Jeanne Sauvé se convirtió en la primera mujer nombrada para el puesto. Posteriormente, las periodistas Adrienne Clarkson (de origen chino) y Michaëlle Jean (de origen haitiano) fueron las Jefas de Estado canadienses.

    El nombramiento de Payette al cargo no ha estado exento de polémica.

    Desde que el pasado 13 de julio, Trudeau anunció el nombramiento de Payette como gobernadora general, la ingeniera y exastronauta, que estuvo en activo de 1992 a 2013 y voló en dos misiones espaciales, ha pasado un fuerte escrutinio en los medios de comunicación.

    Tras su nombramiento, Payette luchó para que los detalles de su divorcio del piloto de pruebas William Flynn permanecieran sellados en un juzgado de Maryland (Estados Unidos), lo que provocó una serie de rumores sobre lo que los documentos judiciales ocultaban.

    El interés por el pasado de Payette aumentó después de que un medio de comunicación estadounidense informó que los documentos fueron sellados en 2011 un día después de que la Policía estadounidense acusó a la exastronauta de asalto, aunque la imputación fue posteriormente retirada y eliminada de su historial.

    Según han revelado medios de comunicación canadienses, Flynn acusó a Payette de violencia doméstica.

    Aunque Payette solicitó que se respetara su vida privada, poco después de las revelaciones de su divorcio los medios de comunicación canadienses revelaron que la exastronauta estuvo envuelta en 2011 en un accidente de tráfico en el que murió una mujer de 55 años de edad.

    Tras casi un año de investigación, la Policía determinó en 2012 que Payette, quien conducía el vehículo que causó la muerte, no era culpable del accidente y cerró el caso.

    Estos incidentes y la reticencia del Gobierno canadiense de revelar detalles han provocado que algunos cuestionen el proceso que ha llevado al nombramiento de Payette.

    Porque a diferencia de otros países, el cargo de gobernador general no es elegido en las urnas sino que es nombrado por el primer ministro del país y aprobado por el monarca inglés que es, constitucionalmente, quien ostenta la jefatura de Estado en Canadá.

    Como han señalado algunos comentaristas políticos en el país, aunque el cargo es en su mayoría protocolario y se limita a firmar las leyes que aprueba el Parlamento canadiense, el gobernador general tiene también responsabilidades constitucionales.

    El caso más claro se produjo a finales de 2008 y principios de 2009 cuando el entonces primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, decidió suspender temporalmente el Parlamento para evitar una moción de censura que estaba asegurado iba a perder.

    Pero la suspensión del Parlamento, una controvertida medida que provocó una de las más graves crisis políticas de los últimos años, tenía que ser aprobada por la entonces gobernadora general, Michaëlle Jean.

    Jean finalmente y de forma reacia aprobó la petición de Harper de suspender el Parlamento, lo que evitó la caída de su Gobierno poniendo de relieve que el papel del gobernador general, aunque en general protocolario y herencia del pasado colonial británico y francés, tiene un importante papel en la Canadá moderna.