Fondos federales para carreteras deberán ser aprobados por ente independiente

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El Gobierno de Puerto Rico deberá contratar asesores externos que puedan dar fe del cumplimiento en los proyectos de infraestructura y que la solicitud de fondos federales para las obras propuestas son razonables.

    La información trascendió en una conferencia de prensa con el secretario de Transportación de Estados Unidos, Anthony Foxx y el Administrador Federal de Autopistas, Gregory Nadeau, con el gobernador Alejandro García Padilla y el secretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas, Miguel Torres Díaz en La Fortaleza.

    En la misma se firmó un memorando de entendimiento que busca agilizar los proyectos de construcción y mejorar las operaciones de la Autoridad de Carreteras y Transportación con el apoyo de la Administración Federal de Autopistas.

    “Este acuerdo permite que el gobierno puertorriqueño continúe realizando inversiones de capital importantes que promoverán que la infraestructura de Puerto Rico mantenga un alto nivel de seguridad y eficiencia. Nuestro departamento y esta administración están comprometidos con que Puerto Rico continúe moviéndose adelante y estamos dedicados en asistir al gobierno local para lograr adelantar proyectos que crearán empleos y contribuirán en la recuperación económica de la isla”, manifestó Foxx en conferencia de prensa.

    Como parte del acuerdo, el Gobierno de Puerto Rico deberá contratar los servicios de un asesor de administración que ayudará a coordinar que los proyectos de infraestructura se entreguen de forma rápida, reforzar la administración de construcciones y mejorar los estimados de costos de ingeniería para asegurar que las propuestas de fondos hechas al gobierno federal sean razonables.

    “Me siento complacido de trabajar con el secretario Foxx y el Departamento de Transportación Federal para mejorar nuestra infraestructura y crear empleos. Su compromiso con mi administración ha sido invaluable para nuestros esfuerzos de asegurar que los 3.5 millones de ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico tenga acceso a transportación moderna y confiable. Mientras continuamos nuestro arduo trabajo para lograr un marco legal amplio que permita a Puerto Rico reestructurar su deuda insostenible, este acuerdo nos ayudará a mejorar las operaciones de una corporación pública vital para nuestro país y alcanzar una inversión de capital sustancial para que dejemos atrás nuestra crisis económica y de liquidez”, sentenció por su parte García Padilla.

    El acuerdo proveerá asistencia técnica federal para ayudar a las autoridades locales a acceder de forma expedita a cerca de 400 millones de dólares en fondos federales para proyectos de infraestructura.

    “La gente de Puerto Rico merece lo mejor. Este acuerdo es un paso en la dirección correcta para lograr mejoras en la infraestructura vial, una mejor administración financiera, crear empleos y promover mejores condiciones para los conductores de la isla por las próximas décadas”, expresó por último Nadeau.