EL CAPITOLIO (CyberNews) - La representante del Partido Nuevo Progresista, María Milagros Charbonier Laureano, advirtió hoy sobre una migración masiva de pensionados hacia el plan Mi Salud lo que provocaría el colapso del mismo si se elimina las aportaciones a los planes médicos de los retirados del gobierno, tal y como ha propuesto el gobernador Alejandro García Padilla.

Charbonier Laureano también instó al designado secretario de Salud, Francisco Joglar, a que realice un estudio abarcador sobre los efectos que tendría el recién radicado Proyecto de la Cámara 888, el cual, entre otras cosas, trastoca con las aportaciones realizadas por el estado a los diferentes planes médicos de las personas retiradas.

“El Sistema de Retiro del gobierno se encuentra en una situación precaria. Ahora, esta Administración, sin ningún estudio o preparación, somete legislación que coloca en riesgo a miles de familias puertorriqueñas. Nuestro compromiso con los pensionados, y las personas de la tercera edad, nos motiva a instar al Departamento de Salud a realizar un estudio abarcado sobre el impacto que el Proyecto 888 tendría en el seguro de salud gubernamental y los efectos se absorber a miles de personas en cuestión de horas”, explicó Charbonier Laureano mediante un parte de prensa.

A tenor con la preocupación de una posible quiebra del actual sistema de planes médicos gubernamental, la legisladora novoprogresista suscribió en el día de hoy una carta al secretario Joglar exigiendo explicaciones concretas sobre el impacto que tendrá el eliminar o reducir las asignaciones a los planes médicos, así como cuál sería el resultado de que Mi Salud acoja a alrededor de 200 mil nuevos miembros de forma inmediata.

Según la también exsecretaria general del PNP, “los proyectados recortes a las aportaciones no pueden venir en peor momento. El gobierno federal piensa recortar fondos de Medicare Advantage en Puerto Rico. Alrededor del 75 por ciento de nuestros pensionados tienen algún tipo de plan Advantage. El impacto será terrible pues más de un cuarto de millón de beneficiarios se verán forzados a tomar Mi Salud en cuestión de días, y sin la completa asignación de fondos federales el plan colapsaría”.

Puerto Rico es uno de apenas 10 jurisdicciones de los Estados Unidos que se apresta a recibir recortes en Medicare. Según cifras del Congreso, la reducción en la Isla será de un 2 por ciento para el próximo año fiscal.

“Al recortar beneficios, específicamente los que van dirigidos a sufragar los planes médicos de los pensionados, estos recurrirán al plan Mi Salud. Tenemos que estudiar profundamente si este plan está capacitado para, de cantazo, acoger a miles de nuevos suscriptores. Esta es una gran interrogante que García Padilla aparentemente no ha evaluado. Si el gobernador no lo hace, por lo menos el Secretario de Salud tiene el deber constitucional de hacerlo. Nuestros retirados se merecen tranquilidad”, indicó la representante estadista.

Además de Joglar, la legisladora penepé reclamó respuestas del presidente de la Asociación de Pensionados, Roberto Aquino.

“Aquino tiene que estudiar esto bien profundo antes de endosarlo. Al recortar beneficios, estos pensionados tendrán que ingresar en el plan del gobierno. Un plan que no podrá con esta carga. Aquino le hace flaco servicio a los retirados endosando esta descabellada iniciativa. Esperamos que le informe a su matrícula que entraran en Mi Salud en el momento que el proyecto se convierta en ley”, añadió Charbonier Laureano.