Decenas de personas que acampaban en la zona costera de Hatillo sufrieron pérdidas luego de que un fuerte aguacero provocara que se inundaran los predios del Centro Vacacional.

Los acampantes responsablizaron a la administración del Centro por no estipular en su contrato que el área para acampar es una zona inundable.

Los directivos del centro se comprometieron a a realizar una excepción para devolver el dinero del hospedaje a los visitantes.