Juegos Olímpicos de Tokyo 2020

Conoce a Ryan Sánchez, el corredor boricua que temía competir y ahora busca una medalla olímpica

Espera escribir en Tokio otra página en la historia del atletismo de Puerto Rico con la participación en los 800 metros junto a sus compatriotas Wesley Vázquez y Andrés Arroyo.

Telemundo

SAN JUAN - Del temor a competir a apuntar a una medalla olímpica.

Así ha sido el proceso deportivo de Ryan Sánchez, uno de tres corredores puertorriqueños clasificados para los 800 metros en Tokio 2020.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

"La meta principal es clasificar a una final, y si trabajo fuerte con un plan ambicioso, subirme al podio olímpico", afirmó Sánchez a Efe mientras entrenaba en la pista de atletismo de Carolina, municipio aledaño a San Juan y de crianza de éste, bajo la dirección de su padrastro, Arturo París.

En Tokio, el próximo sábado, será la primera vez que tres atletas de Puerto Rico compitan en los 800 en unos Juegos Olímpicos.

A Sánchez lo acompañarán Wesley Vázquez y Andrés Arroyo.

Estos últimos dos ya tienen experiencia olímpica, al debutar ambos en Río 2016.

Ahora le tocará a Sánchez, de 22 años.

TEMÍA A COMPETIR CUANDO PEQUEÑO

Y ese trayecto de Sánchez para clasificarse a unos Juegos Olímpicos arrancó cuando tenía 11 años de edad.

Luego de dos años haciendo taekwondo, la familia de Sánchez sufrió problemas económicos, por lo que el pequeño deportista se adentró al mundo del atletismo "por recreación y para despejar la mente".

En dicha pista de atletismo de Carolina, bajo el comando de la entrenadora Jessica De la Cruz, Sánchez empezó a descubrir y experimentar las diversas pruebas que se integran en el mundo de pista y campo, desde velocista en los 100 metros a pruebas de fondo de hasta 3,000 metros.

"Al principio fue entretenido, pero tenía miedo a competir y hasta llegué a una etapa en que no ganaba", recordó.

Con tan sólo 19 años se apropió de la disciplina que venía siendo dominada por su compatriota, Kohei Uchimura.

No obstante, cuando Sánchez alcanzó sus 15 años de edad, notó un cambio físico en su cuerpo y a su vez, comenzó a ganar más carreras.

"Eso me motivó más", admitió.

Igualmente, dijo convertirse en un "adicto" a descargar videos de las pruebas de otros reconocidos corredores y velocistas para mejorar su rendimiento.

Así, el adolescente fue llevado a una competencia en Albany, Nueva York, a competir contra corredores universitarios en las pruebas de 800 y 1,500 metros.

DERROTÓ A UNIVERSITARIOS SIENDO UN MENOR

Sánchez, con menos edad y experiencia, derrotó a los universitarios.

Su objetivo después era clasificarse a sus 18 años a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, pero no lo logró.

"Mi fortaleza física y mental no estaban preparados, pero todo es al tiempo de Dios", sostuvo.

Con 19 clasificó a su primer Campeonato Mundial en 800, donde terminó en la posición 42.

El nadador estadounidense, además de subir al podio lo hizo con un récord olímpico.

Posteriormente, debutó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, donde obtuvo medalla de plata, y luego en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, donde ganó bronce.

El joven Ryan continuó preparándose para lograr su meta y sueño de clasificarse a unos Juegos Olímpicos hasta que lo logró. Pero, ese plan se tronchó cuando llegó la pandemia del COVID-19, lo que provocó que la competencia olímpica se aplazara un año.

LA PANDEMIA LE DIO TIEMPO PARA FORTALECER SU CUERPO

Durante ese año de aplazamiento, Sánchez aprovechó el tiempo para fortalecer la parte superior de su cuerpo, para ayudar a sus brazos a darle más fuerza cuando resten entre 100 y 200 metros de carrera.

"Eso ayuda al rendimiento, y a nivel mundial, muchos élites cierran durísimo y necesito eso. Me considero un corredor de estar entre los primeros puestos a principio de carrera, pero cuando entro a la etapa final necesito mayor gasolina", explicó.

"La transición de mi cuerpo juvenil a adulto se ha marcado, por lo que verán a un Ryan Sánchez más fuerte y con mejores resultados", aseguró.

La colombiana llegará a la competencia precedida de un año en el que debió superar una lesión relacionada con fascitis plantar.

Por ello, Sánchez espera escribir en Tokio otra página en la historia del atletismo de Puerto Rico con la participación en los 800 metros junto a sus compatriotas Wesley Vázquez y Andrés Arroyo.

Tras la primera ronda de los 800 metros este sábado, el domingo se disputarán las semifinales y el miércoles 4 de agosto, la final.

"No siento ninguna presión compitiendo con ellos, sino inspiración", apuntó Sánchez, quien luego de Tokio espera continuar activo en la Liga Diamante y el año que viene volver a correr en el Mundial y en 2023 en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador.

Contáctanos