Juegos Olímpicos de Tokyo 2020

Tokyo 2020: atletas dicen que podrían ser los Juegos Olímpicos más difíciles

Terminar es genial. Ganar oro aún mejor. Pero aún es más impresionante teniendo en cuenta a los que no llegaron a las pruebas finales: la carrera de 1,500 metros para los hombres y 800 para las mujeres.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Incluso para los atletas lo suficientemente buenos y valientes como para enfrentarse al decatlón o al heptatlón en los Juegos Olímpicos, Tokio era un nivel difícil de superar.
  • Los atletas este año tuvieron que ir más allá de lidiar con las típicas demandas físicas.
  • Los últimos 18 meses trajeron la pandemia, mientras que Tokio trajo otro nuevo desafío, como si los multifacéticos lo necesitaran. El calor y la humedad.

TOKIO - Incluso para los atletas lo suficientemente buenos y valientes como para enfrentarse al decatlón o al heptatlón en los Juegos Olímpicos, Tokio marcó un nivel difícil de superar.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Las lesiones estuvieron a la orden del día y frenaron a los campeones del mundo, poseedores de récords mundiales, contendientes por la medalla de oro y muchos más.

Al final de dos días, en los que se realizaron diez eventos para hombres y siete para mujeres, todos en medio de condiciones de calor y humedad, Damian Warner de Canadá había ganado su primer título olímpico y Nafissatou Thiam de Bélgica había defendido el suyo.

¿Valió la pena?, es la pregunta de rigor y a ello Thiam responde: "estaba deseando terminar con eso”

El hecho que terminó es genial. Ganar oro aún mejor. Aún más impresionante teniendo en cuenta a los que no llegaron a las pruebas finales: la carrera de 1,500 metros para los hombres y 800 para las mujeres.

La campeona mundial y contendiente a la medalla de oro Katarina Johnson-Thompson de Gran Bretaña se fue el primer día con un desgarro en el músculo de la pantorrilla derecha. No quiso usar una silla de ruedas y decidió que, como mínimo, terminaría su carrera de 200 metros antes de retirarse. Lo hizo, pero cojeando, no corriendo, y fue descalificada de la carrera por salirse de su carril.

El campeón del mundo de decatlón, Niklas Kaul, no pudo hacer eso. Salió en una silla de ruedas después de herirse en la mitad de una carrera de 400 metros al final del día inaugural cuando su pie derecho lesionado cedió.

Continuó el jueves. El poseedor del récord mundial Kevin Mayer se aferró a la medalla de plata a pesar de una lesión en la espalda, terminando solo 77 puntos por delante del australiano Ash Moloney, de 21 años. Decidió, considerando todo, que no podía decepcionarse con estar en segundo lugar.

"Es bastante bueno tener una medalla en esa condición", dijo, con la mano en la espalda y haciendo una mueca de dolor.

Conoce a este fan japonés que no ha faltado a ninguna cita olímpica desde Londres 2012, tanto de verano, como de ¡invierno!

Warner pasó la línea de meta en 4 minutos, 31.08 segundos en los 1,500 para quedarse con el oro. Rompió la venerada marca de los 9,000 puntos y estableció un récord olímpico con un total de 9,018, superando la marca de 8,893 compartida por Roman Sebrle (2004) y Ashton Eaton (2016).

"Es uno de esos momentos en los que todos los sueños que tenías cuando eras niño finalmente se cumplieron y no sé cómo reaccionar ante ellos", dijo Warner, de 31 años.

Y luego, en una evaluación mucho más valiente, el campeón olímpico de decatlón, el mejor atleta del mundo para algunos, explicó cómo se sintió realmente tener que correr las últimas cuatro vueltas después de haber corrido, saltado y lanzado al límite su cuerpo a través de nueve eventos anteriores.

"Nunca me he divertido corriendo los 1,500", dijo. "Ni una sola vez".

Ni siquiera esta vez, cuando entregó un oro olímpico para coronar su bronce de Río en 2016 y tres podios en el campeonato mundial.

Los participantes de eventos múltiples este año tuvieron que ir más allá de lidiar con las típicas demandas físicas; esas vienen con el trabajo. 

Thiam también perdió a su entrenador durante el último día crucial después de que dio positivo por COVID-19 y entró en cuarentena.

La atleta, que fue forzada a abandonar los Juegos Olímpicos, se ha convertido en un símbolo de la disidencia en Bielorrusia.

"Eso no fue fácil", dijo. “Fue un momento difícil cuando me dijeron que no estaría allí. Me tomó un momento reunir mi mente y estar completamente concentrado nuevamente ".

Se reenfocó lo suficientemente bien como para retener su título y hubo sonrisas en la pista al final. Pero su voz se quebró y contuvo las lágrimas cuando habló más tarde, llevada al límite física pero también emocionalmente.

Los últimos 18 meses trajeron la pandemia, mientras que Tokio trajo otro nuevo desafío. El calor y la humedad abrasadores en el Estadio Olímpico hicieron que muchos de los competidores se pusieran chalecos de hielo y se tiraran hielo dentro y sobre sus sombreros para tratar de mantenerse frescos.

Warner llamó a su chaleco de hielo su "chaleco salvavidas".

“El calor fue tremendo, hoy fue tremendo”, dijo Maicel Uibo de Estonia, medallista de plata en el mundial de 2019, quien terminó 15º esta vez. Pero él terminó.

"Eso estuvo caliente", dijo.

Todo hacía surgir la pregunta: ¿Por qué siquiera tomar el decatlón o el heptatlón? Algunos le plantearon eso a Warner: ¿Te arrepientes de haber elegido ser decatleta?

"Todo el tiempo", dijo. “Hemos tenido la desafortunada suerte de ser buenos en algo como el decatlón.

“A medida que te acercas al final, piensas, ¿por qué hago esto? Y luego terminas, y estás como, no puedo esperar para hacer el siguiente. Es algo extraño "

Contáctanos