Niegan demandas de facción antiTrump en Convención

El partido debe oficializar en Cleveland al virtual candidato, Donald Trump.

Los responsables de la Convención Nacional Republicana negaron este lunes las demandas de la facción "Never Trump" (Nunca Trump) para que los estados votaran con libertad al margen de los resultados de las elecciones primarias del partido, lo que desencadenó fuertes protestas.

En el cónclave, que empezó en Cleveland, Ohio, las delegaciones de Utah y Virginia pidieron a gritos que se dejara a los estados decidir votar en conciencia y no por unanimidad y en línea con lo dictado por el resultado de las primarias, algo que les fue negado repetidas veces.

La intención de delegados como el senador de Utah, Mike Lee, era que, liberando a los compromisarios, se pudiera forzar una rebelión contra el magnate Donald Trump, que teóricamente tiene el número de delegados necesarios para ser elegido oficialmente aspirante a la Presidencia en la convención.

[[385367691, ]]

El caos se apoderó del pleno de la reunión cuando Enid Mickelsen, la presidenta del Comité de Reglas, dio por aprobadas las normas que rigen la convención, en las que se decidió que los delegados votaran en el mismo sentido que lo hizo la mayoría de votantes cuando se celebraron este año las primarias en sus respectivos estados.

Liderados por el senador de Utah Mike Lee y el exfiscal general de Virginia Ken Cucinelli, los delegados rebeldes pidieron que se considerase la posibilidad de que cada estado decidiera por separado dar libertad de voto a sus miembros.

Entonces, el congresista Steve Womack accedió a un voto por aclamación en la que los síes resonaron igual que los noes, pese a lo cual la presidencia de la Convención Republicana consideró que se imponía la voluntad de los que pedían la misma disciplina para la totalidad de los 2,472 delegados con derecho a voto.

En un principio, nueve estados pidieron que se pasara a votación por conteo, pero en el último minuto tres retiraron esa petición, pasando el número a seis, casualmente por debajo del mínimo de siete estados necesarios para forzar el voto a mano alzada.

"Esto no tiene precedentes", aseguró el senador Lee, uno de los principales aliados del senador Ted Cruz, segundo aspirante republicano de las primarias con más delegados y exrival de Trump, que insistió en que debía procederse a un voto por conteo, no por aclamación.

"Lo único que pedíamos es que cada estado decidiera su disciplina. Al parecer eso era demasiado", espetó Cucinelli, ante un micrófono cerrado en el pleno de la convención en el pabellón Quicken Loans.

"Si las reglas no importan, entonces para que dedicamos tanto tiempo a escribirlas", aseguró Cucinelli, uno de los que estaba negociando entre bambalinas una resolución pacífica a la rebelión antiTrump.

Algunos delegados tiraron al suelo sus credenciales de delegado tras escuchar el veredicto de Womack, un intento frustrado más de la facción opuesta a la nominación de Trump para boicotear la candidatura del magnate "in extremis".

La semana pasada, la facción "Never Trump" intentó presentar durante el debate de las normas de la Convención aprobadas una enmienda para que los delegados votaran libremente, algo que fue rechazado por un comité de 112 miembros.

Así es la Convención Republicana

En las primarias, Trump, que aparecerá en el Quicken Loans, superó con creces los 1,237 delegados necesarios para evitar una convención disputada como la que se ha intentado forzar este lunes en medio de los gritos.

Algunos delegados, al igual que destacados dirigentes del aparato del partido, no comulgan con el estilo provocativo y algunas propuestas polémicas del magnate, como la prohibición del acceso de musulmanes al país para combatir el terrorismo yihadista.

Una convención es un espectáculo político y de masas en la que se congregan grandes marcas, músicos, artistas y expresidentes. Todos ellos en mayor o menor medida han hecho desplantes a Trump.

Empresas financieras o de telecomunicaciones, que suelen aprovechar este evento como gran escaparate, han declinado patrocinios ante el temor de ofender a colectivos como los inmigrantes hispanos, las mujeres o los musulmanes, objetivos favoritos de los dardos de Trump.

Falta el adjunto El conclave que debe ungir la virtual candidatura de Trump es en Cleveland.

Según la publicación Político, la cancelación de patrocinios de FedEx, Visa, Pepsi o Coca Cola ha dejado a los organizadores del cónclave republicano con un agujero de seis millones de dólares que han pedido llenar al billonario y donante republicano Sheldon Adelson.

Trump, un "showman" y empresario que nunca ha sido elegido para cargo público alguno, ha intentado congregar al mayor número posible de dirigentes republicanos a sabiendas que los insultos que profirió durante los debates de primarias a sus compañeros de formación no se lo iban a poner fácil.

Por Cleveland han declinado pasar el "pequeño Marco", como llamó Trump al senador a Marco Rubio; el "baja energía" Jeb, el mote elegido para el ex gobernador de Florida Jeb Bush, o el senador Rand Paul, al que simplemente llamó feo.

Trump tampoco contará con el apoyo en la convención de expresidentes, como es tradicional, ya que George W. Bush no estará presente, al igual que todo el clan Bush (incluido el patriarca George H. W.), una presencia continuada en este tipo de reuniones.

Ni siquiera el gobernador del estado de Ohio y rival de primarias, John Kasich, ha aclarado si se pasará por el evento más importante de su partido en cuatro años y, por ende, la celebración más destacada del estado este verano, que congregará unas 50,000 personas.

[[385747991, ]]

Muchas figuras republicanas mantienen una distancia estratégica de Trump porque se juegan la reelección, como es el caso del candidato presidencial de 2008 y senador, John McCain, a quien el empresario neoyorquino afeó por dejarse capturar cuando era piloto en la Guerra de Vietnam.

Otros sin nada que perder, como el candidato a presidente de 2012, Mitt Romney, no han dudado ni un segundo en calificar a Trump como el mayor error de los conservadores estadounidenses por ser "un farsante" que "disminuirá las posibilidades de un futuro próspero".

"Probablemente el 40% de los intervinientes vienen del sector privado. Tenemos atletas y personas del entretenimiento", explicaba esta semana en entrevista con Fox Business Eric Trump, mano derecha de su padre durante esta campaña.

El tercero de los hijos de Trump destacó las intervenciones de la estrella del fútbol americano Tim Tebow o de Dana White, presidente de Ultimate Fighting Championship (UFC), un campeonato de lucha que se disputa en una jaula octogonal.

De la lista de participantes se han caído políticos en alza como la gobernadora de New Mexico, Susana Martínez, o el gobernador de Nevada, Brian Sandoval, lo que aleja aún más si cabe a Trump del voto latino.

El coro de pretorianos de Trump se concentrará en el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie; el ex presidente del Congreso Newt Gingrich o el gobernador de Florida, Rick Scott, además de su compañero de fórmula, el gobernador de Indiana Mike Pence.

Trump que dijo en abril que "hay que poner algo del showbusiness en la convención para que la gente no se duerma", ha tenido que lidiar también con artistas que han declinado actuar en Cleveland, como el cantante de country Ted Nugent o la banda de country cristiano The Oak Ridge Boys.

Los que sí recibirán a Trump en Cleveland serán cien mujeres desnudas, convocadas para la ocasión y como demanda del poder de la mujer por el artista Spencer Tunick, o el experimento musical de protesta "Prophets of Rage", integrado por Rage Against The Machine, Public Enemy y Cypress Hill.

La "coronación" de Trump está llamada a convocarse en un espectáculo tanto para opositores como simpatizantes y en el centro de todas las miradas la semana que viene tanto para los que ignoran al magnate como los que lo ven como el próximo presidente.

Derechos de autor TLMD NATN - Noticiero Nacional
Contáctanos