Viajes al espacio

Primeros turistas en una década: multimillonario japonés y asistente vuelan a estación espacial

Se trata de la primera vez que dos visitantes espaciales viajan en la misma nave a la EEI y el primer vuelo turístico a la plataforma orbital desde 2009.

Telemundo

MOSCÚ - El multimillonario japonés Yusaku Maezawa voló este miércoles a bordo de la nave rusa Soyuz MS-20 a la Estación Espacial Internacional (EEI) junto a su asistente Yozo Hirano, con lo que se convierte en el primer turista espacial en la plataforma orbital en más de una década.

La Soyuz partió del cosmódromo ruso de Baikonur, en la estepa kazaja, a las 07:38 a.m. con los dos tripulantes japoneses y el comandante de la nave espacial, el cosmonauta Alexandr Misurkin, en su interior.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Se trata de la primera vez que dos visitantes espaciales viajan en la misma nave a la EEI y el primer vuelo turístico a la plataforma orbital desde 2009, cuando el canadiense Guy Laliberté, fundador del Circo de Sol, pisó la última vez la estación.

QUIÉN ES YUSAKU MAEZAWA

El empresario nipón, también conocido como "MZ" y que es el trigésimo hombre más rico de su país, según la lista Forbes, permanecerá en la plataforma orbital internacional durante 12 días y regresará a la Tierra el próximo día 19.

Maezawa, coleccionista de discos y de arte moderno de 46 años, se hizo con el negocio minorista de moda en línea más grande de Japón, Zozo, en el que vendió en 2019 la participación mayoritaria en una operación multimillonaria.

Su asistente Yozo filmará la aventura de su jefe en la EEI, que ha sido posible gracias a la cooperación de la agencia espacial rusa, Roscosmos, con la compañía estadounidense Space Adventure.

El actor de 90 años protagonista de la serie "Star Trek" viajó al espacio en una nave de la compañía Blue Origin, de Jeff Bezos. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Maezawa, que también encabeza el proyecto "dearMoon" (querida Luna) para viajar al satélite natural de la Tierra en 2023 de la mano de la empresa estadounidense SpaceX, de Elon Musk, pretende compartir sus impresiones sobre la vida en el espacio en su canal de YouTube.

El empresario y su ayudante comenzaron a entrenarse para el vuelo y su vida temporal a unos 400 kilómetros de la superficie de la Tierra en junio pasado.

VIAJE RELÁMPAGO A LA EEI

Los tres tripulantes de la Soyuz se acoplaron al módulo ruso Poisk de la EEI tras dar cuatro vueltas a la órbita y completar seis horas de vuelo.

Dos horas después se abrieron las compuertas y los tres tripulantes fueron recibidos por los actuales inquilinos de la plataforma orbital internacional: los cosmonautas Antón Skaplerov y Piotr Dubrov, los astronautas de la estadounidense NASA Mark Vande Hei, Raja Chari, Tom Marshburn y Kayla Barron y el de la Agencia Espacial Europea (ESA) Matthias Maurer.

Glen M. de Vries fue uno de los tripulantes que viajó en el segundo vuelo tripulado de la compañía Blue Origin de Jeff Bezos, el creador de Amazon.

Según dijo el jefe de Space Adventures en Rusia, Serguéi Kostenki, a la agencia oficial rusa TASS, un vuelo al espacio con la Soyuz cuesta unos $50 millones.

Rusia coopera con la compañía estadounidense, competidora de SpaceX, desde 2001, cuando voló a la EEI el primer turista, el estadounidense Dennis Tito, aventura por la que pagó entonces unos $20 millones, de acuerdo con el diario ruso RBC.

La EEI abrió sus puertas a siete turistas espaciales: Tito (2001) fue el primero en viajar a la plataforma, seguido por el sudafricano Mark Shuttleworth, apodado el "afronauta" (2002), y el estadounidense Gregory Olsen (2005).

La estadounidense de origen iraní Anousha Ansari fue la primera mujer turista en viajar a la estación (2006), seguida del estadounidense de origen húngaro Charles Simonyi (2007) y de Richard Garriott, hijo del exastronauta estadounidense Owen Garriott (2008).

Simonyi fue el único turista en repetir experiencia en marzo de 2009, mientras Laliberté fue el último neófito en alojarse en la EEI, desde donde dirigió un espectáculo para alertar al mundo sobre el problema de la escasez del agua.

Contáctanos