Tiroteo en Orange

Autoridades: sospechoso de tiroteo en California cerró las rejas del complejo con un candado antes de masacre

Un hombre confirmó que entre las víctimas estaban sus padres y su medio hermano de 9 años. Según el Fiscal del distrito, el pequeño murió en los brazos de su madre.

Telemundo

El sospechoso de abrir fuego dentro de un edificio de oficinas del sur de California habría cerrado las puertas de entrada a la propiedad antes del ataque que dejó cuatro muertos, incluido un niño de 9 años, informaron este jueves las autoridades.

Una quinta víctima y el presunto tirador, identificado por la policía el jueves como Aminadab Galaxio-Gonzales, de Fullerton, de 44 años, permanecía hospitalizado.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

De acuerdo a la policía, todas las víctimas tenían conexiones personales y comerciales con el sospechoso, pero no se proporcionaron más detalles durante la conferencia de prensa el jueves.

"Este no fue un acto de violencia al azar", dijo el jueves la teniente de policía de Orange, Jennifer Amat. "Creemos que todos se conocían, ya sea a través de una relación comercial o personal".

Si bien la policía ocultó las identidades de las víctimas, el hijo de una de las víctimas, Luis Tovar, le dijo a NBCLA que su padre, Luis, y su medio hermano, Matthew, se encuentra entre los muertos. La cuarta víctima herida era una compañera de trabajo.

Los amigos de la presunta víctima dijeron que Tovar acababa de celebrar su cumpleaños número 50.

Luis hijo recuerda a sus padres como personas muy generosas.

"(Él) era un tipo trabajador. Siempre la familia primero. Siempre ponía a los demás frente a sí mismo", dijo. "Era una mamá súper cariñosa, muy cariñosa. Igual que papá, ponía a otros frente a ella", continuó.

No quedó claro de inmediato si el presunto tirador fue alcanzado por disparos de los oficiales o si sus heridas fueron autoinfligidas.

Orange PD

Una pistola semiautomática, gas pimienta, esposas y municiones fueron encontrados en una mochila en el lugar en Orange, dijo la policía.

Los investigadores también proporcionaron detalles escalofriantes sobre lo que encontraron los oficiales, que abrieron fuego contra el tirador, cuando llegaron al lugar en la cuadra 200 de la Avenida West Lincoln alrededor de las 5:30 p.m.

La policía dice que estuvieron en la escena a los dos minutos de las primeras llamadas al 911.

Más tarde, las autoridades también publicaron una impactante imagen de vigilancia del día del tiroteo, que mostraba al sospechoso armado dentro del edificio.

Las rejas de la propiedad estaban cerradas desde el interior con un candado de bicicleta para evitar que los agentes entraran, dijo la policía. Oficiales usaron un cortador de pernos para romper las cerraduras mientras se apresuraban hacia los disparos.

Alec Torres, dueño de un negocio en el complejo, dijo que el tirador probablemente estaba familiarizado con la propiedad.

"Creo que el tirador estaba familiarizado con el edificio", dijo Torres. "Cerró la puerta principal de la entrada, lo que no permitía que nadie saliera".

Una mujer y un niño de 9 años fueron encontrados en el patio. El niño, que se cree que es el hijo de la mujer, estaba muerto, y el fiscal de distrito Todd Spitzer dijo que murió en los brazos de su madre.

Otras víctimas fueron encontradas en suites de oficina. Amat dijo que el tiroteo ocurrió en ambos niveles del edificio.

"Se cree que el motivo preliminar está relacionado con una relación personal o comercial", dijo Amat.

Los letreros en el exterior indicaban que había un puñado de empresas allí, incluida una oficina de seguros, una empresa de consultoría financiera, una empresa de servicios legales y una tienda de reparación de teléfonos.

El ataque fue el tercer tiroteo masivo en Estados Unidos en poco más de dos semanas.

El gobernador de California, Gavin Newsom, en un tuit calificó los asesinatos de "horribles y desgarradores".

“Nuestros corazones están con las familias afectadas por esta terrible tragedia esta noche”, dijo.

Los asesinatos siguieron a un tiroteo masivo en un supermercado en Boulder, Colorado, la semana pasada que dejó 10 muertos. Una semana antes de eso, seis mujeres asiáticas estaban entre las ocho personas asesinadas en tres spas del área de Atlanta.

Vikki Vargas de NBCLA contribuyó a esta historia.

Contáctanos