El increíble “cura” que predica contra el consumo

El Reverendo Billy tiene 69 años y es el fundador de la Iglesia del Freno a las Compras.

982223274

Mientras millones se aprestan para gastar millones en las compras de fin de año, un líder religioso predica contra el consumo desenfrenado y a favor del cuidado del medioambiente.

Se trata del Reverendo Billy, el fundador de la Iglesia del Freno a las Compras, quien a sus 69 años no baja los brazos y redobla su predicación contra el consumismo.

Su verdadero nombre es Bill Talen y proviene de una familia luterana con fuertes raíces fundamentalistas cristianas. En sus años de juventud, hizo teatro en San Francisco, California.

Y llevó su espectáculo callejero bajo el personaje de Reverendo Billy a Times Square en Nueva York en 1999, donde creció el movimiento contra el consumo y se formó una comunidad, que hasta incluye un coro y un grupo de artistas, bailarines y cantantes.

''Todos debemos de dejar de comprar productos que están relacionados con los combustibles fósiles, como el plástico'', dijo el Reverendo Billy durante una entrevista telefónica desde Nueva York.

''Aléjense de estos productos, déjenlos'', advierte el Reverendo.

“Tenemos un coro, una comunidad. Y es gente que ha construído su fe alrededor del no-consumo... se han alejado, nos hemos alejado, de la economía militar, por lo que es más fácil ser parte de un barrio, un grupo de gente con menos deudas. Es una experiencia liberadora”, dijo.

Vestido como un sacerdote, con el cuello clerical y todo, por estos días le apunta a las instituciones financieras que promueven y apoyan el uso y el consumo de productos basados en combustibles fósiles.

Por esta razón, hacen manifestaciones en las sedes del banco Chase, con su equipo de artistas y activistas, donde desplegan un inmenso manto azul, que representa el mar, para onderalo, mientras cantan temas relacionados con el medio ambiente.

Sus seguidores no adoran ningún Dios, sino que alaban la vida, adoran la naturaleza y aborrecen el consumismo desenfadado que prevalece en la sociedad. Y sienten un llamado profundo a defender el medioambiente. “Comprar en una tienda pequeña, de barrio, es una experiencia espiritual. Y a eso apuntamos”.

Su ''iglesia'' se llama La Iglesia del Freno a las Compras (The Church of Stop Shopping) y tiene un coro de 40 miembros, quienes entonan canciones propias hasta en español.

El Reverendo Billy y su grupo hacen presentaciones en lugares públicos en Nueva York y en bares, donde hasta ordenan como ''santos'' a activistas que defienden el medio ambiente, los derechos de los inmigrantes, la justicia y la paz.

'‘Deja de comprar y frena el consumismo. Nuestra comunidad de cantantes y activistas de todas partes del mundo trata de hacerlo y hacemos lo posible para persuadir a la gente, especialmente a los norteamericanos porque son los que más consumen’, dijo el Reverendo Billy.

“Comprar, consumir, no nos hace feliz. No tienes que comprar un regalo para dar un regalo. Puedes dar el regalo de una experiencia, puedes dar un regalo que puedes comprar caminando, en una tienda local donde puedes ver el dinero que queda allí y no en bolsillos lejanos, que muchas veces agitan estas guerras permanentes que han sido comenzadas sin consultarnos. ¿De dónde viene todo ese dinero? De nosotros”, añadió.

Su ''prédica'' lo ha llevado a la arena política. En 2009 fue candidato a Alcalde de New York por el Partido Verde, aunque perdió ante el millonario Michael Bloomberg.

Los temas que preocupan al Reverendo Billy son varios: al consumo se le han sumado las medidas antiinmigrantes del actual presidente, Donald Trump, el medioambiente y Wall Street. “El presidente (Donald) Trump ha hecho todo peor. Promueve el temor, el medio...y el odio”.

¿Es cristiano el Reverendo Billy? ''Todas las religiones tienen una parte en nuestra fe. Pero el fundamentalismo es el peor problema ya que muchos son racistas. El cristianismo de la derecha no es bueno ya que promueven el miedo y dividen al mundo en nosotros y ellos.

El Reverendo Billy pone de ejemplo en Jesucristo cuando habla del consumo. ''Él no compró nada. Vivía en una economía del trueque, del intercambio y ése intercambio sin comprar nada es la magia que hemos perdido. Él solo daba. No debemos comprar nada.

“Hoy en día, mucha gente está desanimada. El 1% controla todo, la gente no tiene poder. Estamos rodeados de sexismo y racismo. Pero en la historia, siempre hay ángeles que nos guían, toman acciones. Y nosotros tenemos que seguir, estar juntos”.

Contáctanos