SEQUíA EN CALIFORNIA

Sequía en California: agricultores no podrán sacar agua de algunos ríos y arroyos

Telemundo

CALIFORNIA- Algunos campesinos de una de las regiones agrícolas más importantes del país tendrán que dejar de sacar agua de los principales ríos y arroyos debido a una sequía severa que amenaza el suministro de agua potable para 25 millones de personas, dijeron reguladores estatales el martes.

La Junta de Control de Recursos Hídricos aprobó una resolución de emergencia que autoriza a los reguladores a detener las desviaciones de los dos sistemas fluviales más grandes del estado. La orden podría aplicarse a aproximadamente el 86% de los propietarios de tierras que tienen derechos legales para desviar agua de las cuencas hidrográficas de los ríos San Joaquín y Sacramento. El 14% restante podría verse afectado si las cosas empeoran.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

La regla no entrará en vigencia hasta dentro de dos semanas e incluye excepciones para algunos usos, como agua para beber, cocinar, limpiar, saneamiento y generar electricidad. Sin la orden, los funcionarios advirtieron que gran parte del suministro de agua potable del estado estaría en riesgo si la sequía continúa hasta el próximo año.

“Esta decisión no se trata de priorizar a un grupo sobre el otro, sino de preservar la cuenca para todos”, dijo E. Joaquín Esquivel, presidente de Recursos Hídricos de la Junta de Control.

La votación se produjo un día después de que los reguladores detuvieran las desviaciones de agua de otro sistema fluvial del norte de California, el río Upper Russian, advirtiendo que el lago Mendocino estaría vacío para fin de año, "poniendo en peligro tanto a las personas como a la vida silvestre".

La votación del martes es significativa porque se aplica a los sistemas fluviales de Sacramento y San Joaquín, que juntos drenan el 40% de la tierra de California y representan al menos una parte del suministro de agua para dos tercios de los casi 40 millones de residentes del estado.

Conocido como el delta de California, los sistemas fluviales obtienen su agua principalmente del deshielo en las montañas de Sierra Nevada. Los últimos dos años han sido los segundos más secos registrados. El suelo estaba tan seco que absorbió gran parte del deshielo que se suponía que fluiría hacia los ríos del estado. Este año, California perdió tanta agua de esta manera que sería suficiente para llenar casi todo el lago Folsom.

Las condiciones extremas como estas a menudo son el resultado de una combinación de patrones climáticos inusuales, aleatorios, a corto plazo y naturales intensificados por el cambio climático a largo plazo causado por el hombre. El cambio climático ha hecho que Occidente sea mucho más cálido y seco en los últimos 30 años, aumentando los riesgos de sequías e incendios forestales.

La acción de la junta es posible porque el gobernador Gavin Newsom emitió una declaración de emergencia a principios de este año dándoles permiso. Newsom, que se enfrenta a una elección revocatoria el próximo mes, ha pedido a los residentes y empresas que reduzcan voluntariamente el uso de agua en un 15%.

La administración de Newsom también ha relajado las reglas sobre cuánta agua debe estar disponible en ríos y arroyos para fines ambientales. Y han construido un muro de piedra en el río West False para evitar que el agua salada del Océano Pacífico se infiltre en los ríos de agua dulce y contamine el suministro de agua.

Pero incluso con esas acciones, la demanda de agua de la cuenca del río San Joaquín es aproximadamente 16 veces la oferta disponible, mientras que la demanda de la cuenca del río Sacramento es aproximadamente tres veces la oferta, según Lisa Hong, ingeniera de la Junta de Control de Recursos Hídricos.

“El hecho es que los suministros de agua son extremadamente limitados en todo el estado y nos estamos quedando sin opciones”, dijo Ernest Conant, director regional de la Oficina de Recuperación de EEUU dijo a los miembros de la junta el martes que apoya la nueva regla.

La regla otorga a los reguladores estatales la autoridad para hacerla cumplir, incluidas las multas por incumplimiento. El estado está contratando a 15 personas para ayudar con la aplicación, según Erik Ekdahl, subdirector de la división de derechos de agua.

Ekdahl dijo que el estado respondería principalmente a las quejas sobre personas que infringen las reglas. Dijo que el estado suele recibir alrededor de 50 quejas por año. Pero durante la sequía, eso ha aumentado a alrededor de cinco por día.

Los agricultores están "desanimados" y "consternados", dijo Chris Scheuring, asesor principal de California Farm Bureau.

“En general, los agricultores entienden la sequía y entienden los años de escasez de lluvia. Ese es el negocio en el que estamos ", dijo. "Pero no comprenden la caída en la confiabilidad del agua que enfrentamos en California, una especie de nivel sistémico".

El complejo sistema de derechos de agua de California gobernará quién se verá más afectado. En general, las personas que han tenido derechos de agua por más tiempo serán las que menos se verán afectadas.

El Distrito de Agua de Westlands, uno de los distritos de agua agrícolas más grandes del país, apoya la nueva regla porque dice que evitará que las personas tomen agua ilegalmente de ríos y arroyos. Pero la Autoridad de Tributarios de San Joaquín se opone a la regla, diciendo que es "demasiado amplia" y pide a los usuarios del agua que confíen en el gobierno para administrar sus sistemas.

“Creo que hay un problema fundamental con la confianza”, dijo Valerie Kincaid, abogada de la Autoridad de Tributarios de San Joaquín.

Contáctanos