Sylvia Hernández temió por su vida