¿Dejaría el evangelio para incursionar en la política?