¡Qué viva la risa! Hasta luego, Charlie