Lo perdieron todo, pero viven agradecidos