El puertorriqueño aumenta entre 5 y 7 libras en Navidad