Se frustra el sueño de los salvadoreños de que Romero fuera canonizado en su país