Por dentro: el lujoso avión privado que cuesta $300 millones