El supuesto plan de la CIA para aniquilar al líder norcoreano