Algo "viejo" y "prestado": el objeto mágico en las bodas reales