“Melaniamanía”, ¿tendrá fin la fiebre por la futura primera dama?