Policía: curiosidad de pasajera en avión evita crimen perverso