Raymond une al pueblo en oración