¿Lluvia de contratos cuestionables en el Senado?