Con papelones y genialidades, el Mundial de los arqueros