Explosión y cadáveres: así fue el más sangriento accidente de la década