Tension entre Rusia y Ucrania

Biden dice que la invasión rusa en Ucrania en febrero es una “posibilidad clara”

Todos los ojos están ahora puestos en Putin, quien decidirá cómo responderá Rusia en medio de los temores de que Europa pueda volver a sumergirse en la guerra.

Telemundo

MOSCÚ — La Casa Blanca dice que el presidente Joe Biden advirtió este jueves al presidente de Ucrania que existe una “clara posibilidad” de que Rusia tome medidas militares contra Ucrania en febrero. El Kremlin también emitió una nota sombría, diciendo que veía “poco motivo para el optimismo” en la resolución de la crisis después de que Estados Unidos rechazara esta semana las principales demandas de Rusia.

Funcionarios rusos dijeron que el diálogo aún era posible para poner fin a la crisis, pero Biden nuevamente ofreció una dura advertencia en medio de la creciente preocupación de que el presidente ruso, Vladimir Putin, dé el visto bueno para una nueva invasión del territorio ucraniano en un futuro no muy lejano.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

La Casa Blanca dijo que los comentarios de Biden al ucraniano Volodymyr Zelenskyy en una llamada telefónica amplificaron las preocupaciones que los funcionarios de la administración han estado expresando durante algún tiempo.

“El presidente Biden dijo que existe una clara posibilidad de que los rusos puedan invadir Ucrania en febrero”, dijo Emily Horne, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. “Él lo ha dicho públicamente y llevamos meses advirtiendo sobre esto. ”

Las tensiones se han disparado en las últimas semanas, ya que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN expresaron su preocupación de que una acumulación de alrededor de 100,000 soldados rusos cerca de Ucrania indicaba que Moscú planeaba invadir a su vecino exsoviético. Rusia niega tener tales diseños y ha presentado una serie de demandas que, según dice, mejorarán la seguridad en Europa.

Pero como se esperaba, Estados Unidos y la alianza occidental rechazaron con firmeza cualquier concesión sobre los puntos principales de Moscú el miércoles, negándose a prohibir permanentemente que Ucrania se una a la OTAN y diciendo que el despliegue de tropas y equipos militares aliados en Europa del Este no es negociable.

El gobierno de Biden envió más armamentos al país que tiene en vilo al mundo. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

EEUU describió áreas en las que se podrían abordar algunas de las preocupaciones de Rusia, posiblemente ofreciendo un camino hacia la desescalada. Pero, como lo ha hecho repetidamente durante las últimas semanas, Washington también advirtió a Moscú de sanciones devastadoras si invade Ucrania. Además de las sanciones contra el pueblo ruso y los sectores económicos clave, varios altos funcionarios estadounidenses dijeron el jueves con certeza que Alemania no permitiría que un gasoducto recién construido comience a operar en caso de una incursión.

Todos los ojos están ahora puestos en Putin, quien decidirá cómo responderá Rusia en medio de los temores de que Europa pueda volver a sumergirse en la guerra.

Mientras tanto, Biden habló el jueves con su homólogo ucraniano, Zelenskyy, para reiterar el apoyo estadounidense y aliado, incluidas las entregas recientes de ayuda militar estadounidense.

El gobierno de China está tomando medidas extremas para prevenir un brote de coronavirus antes de que comiencen los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022. Andrea Cruz nos tiene más detalles sobre esa y otras noticias internacionales.

Biden advirtió a Zelenskyy que Estados Unidos creía que había un alto grado de probabilidad de que Rusia pudiera invadir cuando el suelo se congelara y las fuerzas rusas pudieran atacar territorio ucraniano desde el norte de Kiev, según dos personas familiarizadas con la conversación que no estaban autorizadas a comentar públicamente.

Los expertos militares han dicho que Rusia puede estar esperando condiciones óptimas del terreno para trasladar equipos pesados ​​a Kiev como parte de cualquier invasión. Hace ocho años, Rusia invadió la península de Crimea en Ucrania a finales de febrero.

Zelenskyy tuiteó que él y Biden también discutieron la posibilidad de apoyo financiero adicional para Ucrania.

El presidente Joe Biden sostuvo una reunión con líderes europeos mientras considera si desplazar tropas estadounidenses a esa región.

La Casa Blanca dijo que Biden le dijo a Zelenskyy que estaba “explorando apoyo macroeconómico adicional para ayudar a la economía de Ucrania”, ya que está bajo presión como resultado de la acumulación militar de Rusia.

Mientras tanto, Estados Unidos anunció que el Consejo de Seguridad de la ONU celebrará una reunión abierta el lunes sobre lo que la embajadora de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, denominó “comportamiento amenazante” de Rusia. Dijo que el despliegue de más de 100,000 soldados a lo largo de la frontera de Ucrania y otros actos desestabilizadores representan “una clara amenaza para la paz y la seguridad internacionales y la Carta de la ONU”.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a los periodistas que la respuesta de EEUU, y una similar de la OTAN, dejaban “poco terreno para el optimismo”. Pero agregó que “siempre hay perspectivas de continuar un diálogo, es de interés tanto para nosotros como para los estadounidenses”.

La tensión entre Rusia y EEUU no ha dejado de crecer, hasta que finalmente se concretó una invasión.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, fue cautelosa cuando se le preguntó si el gobierno de Biden veía un poco de esperanza en que los rusos dijeran que mantendrían abiertas las comunicaciones, incluso cuando dijeron que les faltaba optimismo.

“No sabemos si los rusos están jugando a la diplomacia. Esperamos que no”, dijo Psaki.

El canciller Sergey Lavrov dijo que la respuesta de Estados Unidos contenía algunos elementos que podrían conducir al “comienzo de una conversación seria sobre temas secundarios”, pero enfatizó que “el documento no contiene una respuesta positiva sobre el tema principal”. Esas son las demandas de Moscú de que la OTAN no se expanda y que la alianza se abstenga de desplegar armas que puedan amenazar a Rusia.

Esto es lo que dijo.

Lavrov dijo que altos funcionarios presentarán propuestas a Putin. Peskov dijo que la reacción rusa vendría pronto.

Los evasivos comentarios oficiales reflejan el hecho de que es Putin quien determinará por sí solo los próximos movimientos de Rusia. Ha advertido sobre "medidas técnico-militares" no especificadas si Occidente se niega a atender las demandas.

Peskov agregó que Putin y Biden decidirán si necesitan tener otra conversación luego de dos llamadas el mes pasado.

El nuevo misil es, según dijo Vladimir Putin, capaz de volar a una velocidad nueve veces mayor que la del sonido.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, dijo que Kiev había visto la respuesta de Estados Unidos antes de que fuera entregada a Rusia y no tenía objeciones. Tuiteó que era “importante que Estados Unidos permanezca en estrecho contacto con Ucrania antes y después de todos los contactos con Rusia”.

En una visita a Dinamarca, Kuleba enfatizó la necesidad de su país de fortalecer sus defensas.

“Esta crisis es un momento de la verdad, y por eso hablamos de armas”, dijo. “Por eso hablamos de sanciones económicas. Por eso hablamos de la posición consolidada de todos nosotros, para que el presidente Putin vea que no hay eslabones débiles en nuestra cadena defensiva”.

Rusia generó más de 1,500 piezas de basura tras atacar con un misil un satélite durante una prueba armamentística.

La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, dijo durante un debate parlamentario sobre Ucrania que su gobierno está coordinando estrechamente su política con los aliados, considerando una variedad de opciones que podrían incluir el nuevo gasoducto ruso Nord Stream 2 a Alemania.

Mientras la diplomacia se esfuma, también lo hacen las maniobras que han escalado las tensiones. Rusia ha lanzado una serie de ejercicios militares en los que participan unidades motorizadas de infantería y artillería en el suroeste de Rusia, aviones de combate en Kaliningrado en el Mar Báltico, decenas de buques de guerra en el Mar Negro y el Ártico, y aviones de combate y paracaidistas rusos en Bielorrusia.

La OTAN dijo que estaba reforzando su disuasión en la región del Mar Báltico, y Estados Unidos ordenó a 8,500 soldados en alerta máxima para un posible despliegue en Europa.

Ocurrió en una planta de Elastik.

A medida que aumentaban los temores de guerra, miles de ucranianos expresaron su determinación de hacer frente a la presión rusa con el hashtag #UkrainiansWillResist en Twitter y Facebook.

“Nadie obligará a los ucranianos a aceptar el ultimátum del Kremlin”, escribió Andrii Levus, quien inició la campaña.

El Ministerio del Interior de Ucrania ha organizado una formación sobre cómo actuar en situaciones de emergencia, con énfasis en el manejo de explosivos.

Se pensó que podría haber sido una explosión de gas en el transporte, pero las autoridades aclararon que el autobús tenía motor diésel.

Más allá de las preocupaciones sobre una posible ofensiva rusa en Ucrania, también se ha especulado que la respuesta de Moscú podría incluir despliegues militares en el hemisferio occidental.

Si bien un alto diplomático ruso se negó recientemente a descartar tales despliegues en Cuba y Venezuela, un alto asociado de Putin expresó su escepticismo el jueves ante esa perspectiva.

“Cuba y Venezuela tienen como objetivo salir del aislamiento y restablecer hasta cierto punto las relaciones normales con EEUU, por lo que no se puede hablar de establecer una base allí como sucedió durante la época soviética”, dijo Dmitry Medvedev, diputado, jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, a los medios rusos.

Si bien denunció que Occidente está utilizando a Ucrania como una forma de contener a Rusia, reconoció sombríamente que un conflicto entre Rusia y la OTAN “sería el escenario más dramático y simplemente catastrófico, y espero que nunca suceda”.

Mientras persisten las preocupaciones sobre un posible ataque ruso, un conflicto separatista hierve a fuego lento en Ucrania. Tras el derrocamiento en 2014 de un presidente amigo del Kremlin en Kiev, Moscú anexó la península de Crimea en Ucrania y respaldó una insurgencia en el corazón industrial del este del país.

Los rebeldes respaldados por Rusia han matado a más de 14,000 personas y los esfuerzos para llegar a un acuerdo se han estancado.

Desde que comenzó el conflicto, Rusia ha sido acusada de enviar tropas y armas a los separatistas, algo que ha negado. El jueves, Peskov no hizo comentarios sobre una propuesta del principal partido político del Kremlin, Rusia Unida, que sugería que Moscú respondiera a la entrega de armas occidentales a Ucrania enviando armas a los rebeldes. Agregó que Putin está al tanto de la propuesta pero no tuvo una reacción inmediata.

Contáctanos