Gobierno pierde credibilidad ante los federales