Boda sin comida: el catering nunca llegó