Partido en dos: un solo órgano salva a una niña y una madre