Deportes

Coronavirus

Jugador de la NBA pide “perdón” por tocar micrófonos sin saber que tenía coronavirus

Dijo que espera que su "historia sirva como una advertencia y haga que todos tomen esto en serio".

EFE

OKLAHOMA CITY - El pívot francés de los Jazz de Utah, Rudy Gobert, que el miércoles, dio positivo al coronavirus, lo que motivó la suspensión indefinida de la temporada regular de la NBA, el jueves pidió "perdón" a través de su cuenta en Instagram por sus acciones "irresponsables" que han perjudicado a otros compañeros.

Tras admitir que perjudicó a otras personas que pueden estar contagiadas con la enfermedad COVID-19 que trasmite el coronavirus, Gobert, que sigue en cuarentena en Oklahoma City con el resto de los jugadores de los Jazz, incluido el escolta Donovan Mitchell, que también ha dado positivo, Gobert dijo que esperaba que su "historia sirva como una advertencia y haga que todos tomen esto en serio".

El positivo de Gobert antes que diese comienzo el partido que iban a disputar los Jazz contra los Thunder de Oklahoma City, obligó a la suspensión inmediata del encuentro y luego llegó la decisión del comisionado de la NBA, Adam Silver, de cancelar al competición de liga de forma indefinida.

Hasta el momento no habido más jugadores o miembros del equipo de los Jazz que hayan dado positivo al coronavirus.

El lunes, Gobert se burló en broma de las reglas temporales de la NBA que requieren que los miembros de los medios mantengan una distancia de entre 1 y 2,5 metros con los jugadores.

Gobert, nominado al Premio Magic Johnson la temporada pasada debido a su cooperación con los medios de comunicación, al acabar sus declaraciones, en plan irónico, comenzó a tocar el micrófono que había sobre la mesa y también las grabadoras y teléfonos móviles de los periodistas, tras el entrenamiento que había realizado el equipo.

Sus compañeros, también de forma privada, admitieron que Gobert mantuvo la misma actitud "arrogante" similar en el vestuario, y mantuvo con ellos, como hacen el resto de los jugadores de la NBA, el tradicional intercambio de manos, ó choca esos cinco, en los últimos partidos, a pesar de que la crisis del coronavirus iba camino de convertirse en una nueva pandemia.

Gobert comenzó a sentir síntomas el martes y pasó a ser cuestionable después de que comenzó a sentirse mejor el miércoles. No fue al campo del Chesapeake Energy Arena con el equipo que realizó la tradicional sesión de tiros a canasta antes del partido, pero el pívot francés esperaba jugar si la prueba COVID-19 era negativa.

Los resultados de la prueba que confirman que Gobert había dado positivo llegaron solo unos minutos antes que se iniciase el partido, según los principales responsables de salud del estado de Oklahoma.

El Comisionado de Salud de Oklahoma, Gary Cox, por ley, no puede, usar el nombre de Gobert cuando discute el caso. En cambio, explicó cómo, "el individuo (Gobert) estaba enfermo y en realidad fue al hospital y vio a un médico que lo examinó".

Cox señaló que el médico habló con su especialista en enfermedades infecciosas y éste le recomendó la prueba que se le hizo en el laboratorio estatal, según su recomendación.

Se trata de Rudy Gobert, de los Jazz de Utah.

El laboratorio devolvió la prueba en el "tiempo normal", según la epidemióloga estatal Laurence Burnseed.

Pero el momento requería que se conociesen lo antes posible y los resultados se dieron después de las 6:45 p.m., del miércoles, a menos de 15 minutos antes del comienzo del partido contra los Thunder que estaba programado para las 7:00.

"Debía tomarse una decisión basada en el riesgo para los otros jugadores", dijo Burnseed.

"Sucedió increíblemente rápido", admitió Cox. "El gobernador estaba en el partido. El dueño del equipo estaba allí. El comisionado de la NBA estuvo involucrado. Todos nos unimos en busca de encontrar la mejor solución a la situación creada".

Permanecerán cerrados al menos hasta fin de mes.

La primera acción fue ordenar a lo jugadores que volviesen todos al vestuario y a los de los Jazz comenzar a tratarlos como un grupo familiar que estaban todos expuestos al contagio.

Basado en la relación cercana de los jugadores dentro y fuera del campo, y el hecho de que están juntos durante períodos prolongados de tiempo, el médico del equipo, en consulta con un médico local y autoridades de salud del gobierno estatal, tomaron la decisión de evaluar a todos los profesionales de la plantilla de los Jazz.

Burnseed recomendó que los compañeros de equipo de Gobert y otras personas que tuvieron contacto cercano con él permanecieran en cuarentena durante 14 días. "Siempre vamos con el plazo máximo, que en este caso es un período de incubación de 14 días".

Ningún jugador de los equipos con los que el Jazz jugó durante las dos semanas anteriores (Washington Wizards, Cleveland Cavaliers, New York Knicks, Boston Celtics, Detroit Pistons y Toronto Raptors) ha reportado síntomas de coronavirus.

Los modelos matemáticos ya han previsto una fecha en la que podría acelerarse la transmisión comunitaria.

Varios de esos equipos anunciaron planes para que los jugadores de forma voluntaria se aislasen de los otros miembros de la familia.

Los Raptors, actuales campeones de liga, el último rival de los Jazz, que jugaron el pasado lunes, anunciaron que su grupo de viaje, entre los que se encontraban los españoles el pívot Marc Gasol y el ala-pívot Serge Ibaka, se habían sometido a la prueba del COVID-19.

"Esperamos esos resultados y hemos aconsejad a los jugadores que estén aislados de forma voluntaria durante 14 días", informó el equipo de Toronto a través de un comunicado.

Contáctanos