Impera la tristeza entre familias que siguen sin luz