Cancha se convierte en hogar de decenas de damnificados