Ciudadanos toman seguridad en sus manos