Conductores hacen malabares para evitar cráteres