Convirtió el dolor en gasolina para superarse