La dura realidad de los enfermos que aún no tienen luz