Dejó el caos en Puerto Rico y acabó baleado en su nuevo hogar