El Paseo de Diego: lleno de jolgorio pero bajo en ventas