Entre lágrimas, piden que les devuelvan la luz