Perdió mucho tras el huracán, pero no la esperanza