Familias luchan por evitar quedar incomunicadas