Galleros podrían enfrentar cinco años de cárcel